sábado, 18 de octubre de 2014

Capítulo XIII Miles de rosas [Fanfic]

Capítulo XIII Miles de Rosas

Capítulo XIII Miles de Rosas.

Una semana después de que Kyu me pidió ser su novia, nos mantuvimos lejos uno del otro tanto por resolver yo todos los tramites para titularme, como Kyu para poder cambiarse a Itaewon, algo que yo desconocía por completo, pero no era la única que planeaba dar una sorpresa yo también la daría.

Kyu y yo hablamos durante muchas horas, el día que se me declaro, aclarando todos los malos entendidos que tuvimos, y también sincerándonos en cuanto al año que pasamos separados.

Aunque Kyu evitaba a toda costa a In Hye, lo seguía buscando aún cuando el había sido muy cruel al decirle que nunca la vería como mujer, ya que sólo yo era la única para él, también me contó que muchas chicas se habían interesado por el los últimos cuatro meses, después de participar en el proyecto de Arquitectura de su clase, ganando el segundo lugar, que incluso una de ellas le gustaba, pero por el hecho de tener una personalidad muy similar a la mía, me dijo de los planes para el siguiente año que tenía, debía esforzarse un poco más para conseguir un buen trabajo, ya que estaba viendo para poder comprar una casa y tener algo para formalizar su relación amorosa, debía ser alguien útil, yo por poquito me soltaba a llorar por ver en el hombre que se había convertido, lo escuché hablar de tantas cosas que tenía pensadas por hacer, que no podía más que sentirme orgullosa.

Yo le dije por mi parte, que al único con quien me mantuve en contacto fue con Kim Woo ah, que también fue dos veces a verme a Itaewon, que aunque el seguía enamorado de mí yo le había dicho también, que nunca podría verlo más allá de un buen amigo y confidente, aunque no dejamos de hablarnos, la siguiente ocasión que fue a verme fue porque tuve un ligero accidente en el museo, al caerse unas cajas encima de mí, y preocupado llego y fue como conoció a Hae Mi, y claro Kyu se enojo porque el debía estar conmigo y no él, y a todo esto tome su mano y le dije, bueno el fue como amigo, ahora tu tendrás que cuidar de mí, puso cara de idiota y dijo ne.

Teníamos muchas cosas que hacer yo solo estaría un mes en Seúl, pues tenía ya el trabajo en Itaewon y aunque Kyu estaba más que enojado por eso, pues perdería a su princesa nuevamente, me dijo que lo aceptaría, así que esos días fueron miel sobre hojuelas y el martes siguiente, fue la bomba, no habíamos podido vernos, Kyu debía entregar unos proyectos para poder conseguir unos puntos extras y tal vez poder cambiar de escuela a Itaewon algo que yo no sabía, e ignorante de todo esto, pensé en echarle porras a mi querido novio.

Así que tuve una brillante idea, claro haciendo cómplice a mi cuñada, primero le llamé a su celular y le pedí vernos en la cafetería, a lo que más rápido que pronto llego, le dije acerca de la sorpresa que le quería dar a su hermano, y también que debía cubrirlo en su casa, pues no llegaría a dormir, claro diciéndole todo esto no dejaba de mirarme y los colores venían a mi rostro, pasando del blanco hasta llegar al rojo carmesí.

Me había levantado temprano para prepararle todo, estaba en mi pose de novia consentidora, el chico que venía de la florería, resulto ser el sobrino de uno de mis compañeros de trabajo del Museo, él había recibido el pedido de las rosas y por las prisas no se cambio de ropa, así que cuando me vio, se alegro tanto que me abrazo y cuando me entrego las rosas, alguien nos tomo una foto, ese alguien lo hizo con tan mala intención que debí haber pensando en ella en primer lugar.

Me sorprendió bastante que Yung Min Rye fuera el que trabajará en la florería, pero el más sorprendido fue él, al verme allí, fue tanta la alegría de encontrarnos que me abrazo, y me sonrió de una manera que no había notado antes en él, así que juntos nos dirigimos al interior de la casa, y empezamos acomodar las mil rosas que compre todas en mi habitación, algo sorprendido, me pregunto a que se debía tal detalle de arreglar con rosas, y le dije que era porque mi novio había tenido bastante estrés en esa semana, y algo ruborizado el me preguntó piensan pasar la noche juntos, algo que hizo que soltará un gran omo, omo.

Ajeno a todo Kyu, estaba bastante apurado, recogiendo unos planos que acababa de terminar, debía ir todavía a la dirección por unos papeles para llenar pues el viernes era el último día para entregarlos, sentía que no podría continuar con ese ritmo, el trabajo a medio tiempo en el restaurante, la escuela y todavía ver a Lizzy unas pocas horas, lo estaba afectando, además la había notado algo nerviosa y escurridiza los dos últimos días, incluso su celular no lo soltaba y al menor movimiento, lo miraba, eso lo hacía bastante extraño, pero aún así confiaba en su chica, pero alguien iba a sembrar la duda en él, y por poco arruinaría la sorpresa que le tenían preparada.

In Hye con toda su mala voluntad, busco a Kyu hasta encontrarlo, y diciéndole que si sabía lo que su novia hacía cuando el no estaba con ella, el la miro pensando que sólo lo hacía por molestarlo, pero ella le enseño la foto, donde Lizzy estaba abrazando y recibiendo las rosas que Min Rye, llevaba justo para él, no para ella, se volvió loco al ver esa foto, pensando que ese era el motivo del porque su adorada Lizzy se estaba comportando de esa manera.

Incapaz de pensar en nada más que no fuera que estaban jugando con sus sentimientos, por poco el mismo arruina su sorpresa.

Le tomó justo 45 minutos en llegar a la casa de Lizzy, justo cuando ya habían terminado de arreglar su habitación y sólo faltaba que ella terminarán de cocinar lo que le estaba preparando, estaba tan enfadado, que ni siquiera toco la puerta, entro dando un gran portazo, y lo que encontró no solo lo sorprendió, sino que hizo a su corazón agitar.

Allí en medio de la cocina su adorada novia, y un camino lleno de pétalos se veía rumbo a su habitación, ella sorprendida y atrapada, sólo lo miro, deseando que no hubiera llegado antes, pero casi a punto de echar a perder su sorpresa, Kyu se acercó a ella y le dijo me amas, con esos ojos tan suplicantes, que ella solo lo beso tiernamente, y le dijo tu que piensas tonto...

Subieron las escaleras y al llegar a su habitación cubrió sus ojos y le dije te tengo una sorpresa, al entrar a su recamara miles de rosas a su alrededor, y un gran letrero que decía "Saranghae Kyu".


Xie Xie ni
¡Fighting!
Tus emociones:

0  :

Publicar un comentario

Responderé a tu komentario a la mayor brevedad posible.
Kam sa ham ni da