sábado, 4 de octubre de 2014

Capítulo XI Revelando secretos [Fanfic]

Capítulo XI Revelando secretos

Capítulo XI Revelando secretos.

Estando en la estación Lizzy miró una vez más el reloj partiría rumbo a Itaewon, para comenzar una nueva vida, si por el momento era una cobarde, pero tampoco sabía como enfrentarse a su confundido futuro, así que para tomar el valor necesario, prefirió alejarse por un tiempo, Shin Woo, le dio un fuerte abrazo y mirándola le dijo, el no sabe nada no esperaras que por un milagro llegué ¿verdad?.

Kyu espero una, dos, tres horas y Lizzy no apareció empezó a preocuparse y llegó hasta su casa, pero se encontró con la sorpresa que todo estaba cerrado y al mirar por la ventana, todo estaba cubierto.

Una semana había pasado y Kyu no tenía ni una sola noticia de ella, la tierra se la había tragado todas las noches llegaba al parque con la esperanza de verla, le llamaba por celular, incluso la fue a buscar a la escuela y allí se entero por una amiga de ella, Park Hae Mi.

Hae Mi se dirigía a su clase cuando lo vio a lo lejos, era Kyu Hyun ssi se acercó a él y lo miró detenidamente lucía algo decaído, aunque no lo digas sé que tus problemas son de amor, ese cambio es una muestra de que el amor te manipula, la mirada perdida, murmurando, aunque le hablaste no te escucho, así que lo tocaste del hombro y volteo, sus ojos expectantes esperaban que fuera ella, pero no, su esperanza se esfumó, te saludo más decaído.

Le preguntaste que hacía allí en la escuela, y dijo casi en un susurro estoy preocupado por Lizzy, no se donde se encuentra, tanta lástima le diste que estaba a punto de decirte donde se encontraba ella, de no haber sido porque Shin Woo, los vio y se acerco, te miró y te invito un café.

¿Qué te pasa Kyu? Pareces muerto en vida, donde te has metido, Kyu lo miró y le dijo sin preámbulos, la perdí, soy un idiota la he perdido para siempre, de verdad Kyu, la amas, fue lo que pregunto Shin Woo, como puedes dudarlo, todos estos días la he ido a esperar al parque, le he llamado pero ella no contesta, es más Kim Woo, sé que se mudó, dime, acaso ellos dos están juntos, si me dices eso, perderé toda esperanza de estar con ella pero dímelo, es una agonía y una tortura saber que no la veré nuevamente, no a mi lado, sino junto a él.

La mesera llegó con sus cafés, miraste tranquilamente a Kyu y le dijiste, antes de que tu conocieras a Lizzy, ella y yo solíamos charlar ocasionalmente, eran breves charlas y casi siempre eran de la estrategia del juego, ella es una linda chica, amorosa, tierna, algo tonta y distraída, tu lo sabes mejor que yo, no es así Kyu, tú, te convertiste en su incondicional, en su gran amigo, tú mi dongsaeng, me la robaste, conquistaste su corazón, que deseaba yo tener, pero en mi caso, yo lo acepté, ustedes dos no parecían amigos, más bien eran una pareja, no te diste cuenta, eras el único que conocía su casa, sus pensamientos, incluso sus manías, dime de verdad la veías como a tu nuna, ese día del partido, cuando Kim Woo Hyung se presento tu estabas celoso pero no dijiste nada, yo aún la amo, y por ello me hice aún lado, pero tú, estás aquí llorando y lamentando tu pérdida, crees que así la vas a recuperar, mirabas incrédulo y sorprendido a Shin Woo, el también la amaba, pero te dejo el camino libre, vaya que esa era una gran revelación, aunque en ese momento tu tristeza se convirtió en duda, te levantaste y retándolo con la mirada le dijiste sin miedo a las burlas, ella es la chica que quiero que este a mi lado y me aferrare a ella, no importa cuanto tenga que buscarla para encontrarla lo entiendes, ella es la única a la que puedo ver como mujer, y a la única que amaré hasta que muera.

Shin Woo rió y le dijo siéntate, espera un poco y cálmate, media hora tal vez paso cuando kim Woo llegó, se veía nervioso, pero aún así se acerco a la mesa, miró a Shin Woo y luego a Kyu, se sentó y pidió un americano, sin dirigirse a nadie en particular dijo, la ruptura era inevitable, ella no me ama, y por más que pasamos juntos 3 meses, ella no podía olvidarte Kyu, lamento haberme interpuesto en ustedes, pero yo la quiero a pesar de todo, y si ella es feliz contigo debes ser paciente, ella regresará a ti, Kyu los miraba a ambos y con más enojo que molestia les dijo, ustedes saben donde está ella ahora, tienen que decirme, debo verla, debo aclarar todo, ella debe saber que In Hye, ya no está conmigo y que desde el principio ella me gustaba, pero no tuve el valor suficiente para decirle lo que sentía.

Durante un largo rato estuvieron hablando de lo que cada uno sentía por aquella chica tonta, como a cada uno de ellos, lo había ayudado a ser mejor persona, pero como solo dos de ellos, trataron de conquistar su corazón, uno se jugo el todo por el todo, en cambio Kyu había sido muy cobarde en confesarse y cuando estuvo listo para hacerlo ella, ya no estaba cerca.

Cuantos secretos fueron revelados, para sentirse mejor, pero cuantos desconocía ella, al terminar de hablar los chicos, le dijeron a Kyu que por el momento ella estaba bastante ocupada, que el tenía que ser paciente y esperar a que ella regresará, si de verdad el amor era fuerte entre ellos, inevitablemente, ella regresaría a su lado.

Kyu no estaba como para esperar a que ella supiera sus sentimientos, pero acepto que tenían razón sus amigos, antes de declararse a ella, el debía ser alguien de quien estuviera orgullosa, y así después de esa charla, una nueva vida comenzó para ambos.

Lizzy se sentía agotada una semana complicada, mucho trabajo, no tenía tiempo ni para pensar, debía agradecerle a sus profesores la oportunidad y debía luchar cada noche contra el recuerdo de Kyu y no llamarle, esa primer semana fue una completa agonía para ella, pero poco a poco los días fueron pasando hasta convertirse en semanas, y las semanas en meses, y así hasta llegar hacer un año.

*** Un año después ***
Por fin, volveré la siguiente semana a Seúl, Hae Mi, gracias por venir ayudarme, no sé que hubiera hecho sin ti, eres una babo debiste haberme dicho antes como piensas llevarte todas estas cosas, empezaste a reír sin parar viendo todo lo que había comprado en mis dos meses de depresión, peluches de toda clase, todos eran comegalletas, le dijiste casi haciendo puchero a Hae Mi, cada que tenía ganas de hablarle a Kyu compraba uno, que iba a saber yo que al final me gustarían tanto que los conservarías todos.


Shin Woo estaba en sus últimos exámenes, por fin tendría libertad tan solo unos meses para disfrutar y luego comenzar a trabajar, por fin ya era todo un doctor.

In Hye, aún seguía luchando contra los recuerdos de Kyu, sobre todo porque se encontraban frecuentemente cuando iban a la biblioteca, pero debía admitir que era cierto que amaba a Lizzy, durante todo ese año, el no vio a ninguna chica y eso que se había vuelto muy popular por haber ganado el segundo lugar con su proyecto de arquitectura.

Kim Woo, comenzaría a trabajaba en una firma de abogados el próximo año, dos meses de completa soltería, y se encontraba contento, por que Lizzy se había mantenido en contacto con él, y le había pedido que no le dijera a nadie, incluso se había escapado dos veces para ir a verla, se sentía completamente enamorado y como no, si era correspondido por la más hermosa de las chicas, está vez su corazón no iba a ser roto.

Kyu Hyun, estaba bastante decaído en casi todo el año desde que Lizzy se marchó no había recibido noticia alguna de ella, Shin Woo continuamente le decía que debía ser paciente, pero sentía muy en el fondo de su corazón que ella lo había olvidado, ni siquiera jugaba ya con ellos, había puesto un anuncio en su perfil, diciendo que se iba a retirar por un tiempo, pero eso no lo ayudaba, como siempre el terminaba en el parque mirando los columpios y recordándola, cada noche que pasaba allí, sacaba de su bolsillo la bolsita de terciopelo rosa con el dije de corazones entrelazados, pensando que llegaría el día en que ella lo luciría.

Ese 7 de noviembre, todos recibirían una sorpresa, Hae Mi, estaba en la estación, Lizzy le había confirmado que llegaría a las 20:00 hrs., que llegaría junto con Kim Woo.

Shin Woo también llego para recibirla, el único que desconocía el asunto por completo era Kyu.

Después de salir del trabajo, se sentía sumamente cansado, y pensó que era tiempo de que su gris estación llegará al fin, sólo faltaba un mes para terminar el año, un mes más sin ella, su corazón se encontraba congelado, pero tuvo un extraño presentimiento, miro al cielo y empezó a nevar, no llevaba ni suéter ni bufanda ni guantes, al parecer no le afectaba el clima, la luna llena se burlaba de él, sus pasos lo llevaron deambulando por la calle en esa oscura noche hasta el parque, había tomado la manía de escuchar música mientras estaba sentado en la banca, extrañándola más que nunca, añorándola, sintiendo la calidez de su cuerpo junto a él, recordando como pudo haber sido su primer beso, pero no, fue un completo tonto, pero aún así el seguía recordándola, amándola y siempre en sus ojos era la única a quien podría amar con esa intensidad.

Zutto kimi no koto wo omotteiru yo (Siempre pienso en ti), y el milagro se hizo, estaba soñando despierto de nuevo, ella parecía estar allí, vaya que su imaginación le estaba jugando sucio pensó mi adorada Lizzy, te extraño tanto que ahora incluso puedo verte, pero, no, no era mentira, escucho claramente cuando Kim Woo la llamó Lizzy, Lizzy donde te has metido, lo vio acercarse a ella, y esta vez su corazón se detuvo en el mismo instante que ella volteó, sus ojos se encontraron, perfecta sincronía, el olor a cereza combinado con zarzamora, era ella en verdad, su ángel, fueron segundos antes de llegar a ella, sus ojos suplicantes la miraban y sintió una punzada muy dentro de él, al comprender que su presencia sobraba allí, pero no fue así, Kim Woo tosió suavemente para que lo vieran y dijo, creo que el quinto mandamiento dice no estorbarás verdad chicos, y no puedo tampoco dejar que mi novia, este esperando mucho.

Kyu sonrió y sin detenerse a pensar en nada más la abrazó, te atrapé, pequeña fugitiva, perdóname dijeron los dos al unísono, te amo, nuevamente los dos a la vez, y comenzaron a reír, me volví loco por pensar que te había perdido, porque te fuiste sin dejarme explicarte, Lizzy lo miró y le sonrió solo como ella sabía para volver a darle calor a su corazón, porque tenía miedo de mis sentimientos, porque esos malos entendidos nos separaron y porque debía aceptar que fueras o no mío, debía aprender a estar sin ti, si lo lograba podría confesarme y aunque me rechazarás, no perdería la esperanza.

Quieres saber un secreto, durante todo este año, compre muchos peluches del come galletas pensando sólo en ti, Kyu comenzó a reír como no lo había hecho en meses, sacó de su bolsillo aquel dije que durante un año conservó y se lo coloco, ahora no podrás escapar, porque ya eres mía, y la besó...


Xie Xie ni
¡Fighting!
Tus emociones:

0  :

Publicar un comentario

Responderé a tu komentario a la mayor brevedad posible.
Kam sa ham ni da