sábado, 16 de mayo de 2015

Capítulo II La otra verdad [Fanfic]

Capítulo II La otra verdad

Capítulo II La otra verdad.

Las cosas suelen pasar a veces por casualidad, por errores del destino, por designios de Dios o por suerte, como queramos verlo, las cosas siempre pasan por algo, así que después de cinco largos años, después de sufrir un desamor, de perder a los que fueron como mis hermanos y familia, a la persona que amaba con todas mis fuerzas y tratar de pegar mi corazón que estaba roto en miles de pedazos, me sentía nuevamente con mariposas en el estómago sin entender claramente porqué, no era la única que iba a pasar por esos incómodos momentos, dos chicos cada uno iba a lidiar con ese sentimiento.

POV Kyu Hyun
Después que se marcho el manager, comencé a sentirme inquieto, llevaba tres años viviendo allí y aún no me acostumbraba a estar solo, me engañaba diciendo que estaba bien, tomé mi teléfono y le llamé a Si Won, mientras seguía pensando, no escuché que decían Ilboseo? oh hyung, ¿cómo estás? podríamos vernos, estoy en casa, no importa te espero, gracias.

POV Si Won
A pesar de todo el tiempo que pasó, sentí como una puñalada al verla alejarse, pero más al notar que ella sujetaba su mano, cuando fue que se convirtió en la chica de alguien, era verdad que desde el principio al verla junto a Yesung, no me hizo mucha gracia, sabiendo que no era precisamente alguien que mostrase sus sentimientos, por Dios, tardarse seis meses en declararse a una chica, cuando ella no hacía más que demostrarle sus sentimientos, esos que envidio al igual que los demás chicos, ella no sólo se convirtió en su cuñada de un día para otro, ella fue la chica de todos y de nadie hasta que formalizó su relación con Yesung. Como no se iban a enamoriscar de ella, si no solo fue su amiga, si no su confidente, su hermana, ella fue la que los alentaba a lo lejos, la que siempre los hacía reír y les recordaba como todas las fans los amaban, como todas hubieran cambiado su lugar al menos por unos minutos, por unas horas o por un día entero.

Junie me llevaba de la mano, un insoportable silencio pesaba entre nosotros, no entendía porque a pesar de recordar mi triste pasado, me veía feliz. Creía que a pesar de lo que me paso con mi "ex-novio" aún tenía la esperanza de que al volvernos a ver, todo por arte de magia se olvidaría y estuviéramos juntos de nuevo.

Llevaba en mi rostro una boba sonrisa, mis chicos se encontraban bien, y de repente recordé, "...los preparativos de su boda", eso hirió un poco, y claro que sentí muchas cosas, pero los años habían pasado y sabía que nada podría ser igual. Sentí un beso en la frente al tiempo que Junie decía, ve directo a la cama, duerme, y... nos vemos mañana hermosa, escuché bien, me dijo "hermosa" hacia tiempo que no me decía así, y lo vi entrar a su habitación.

Mientras tanto Si Won iba directo a casa de su joven amigo era el único que por el momento no estaba al tanto de mi encuentro con él, y desconocía que tan cerca podríamos estar uno del otro.

Dentro del amplio apartamento, Kyu Hyun se encamino a la sala dejó sobre la mesita de centro su celular y encendió su estéreo comenzó a escucharse una suave melodía y empezó a cantar How am I supposed to live without you, esa melodía le traía muchos recuerdos, pero a veces era difícil, incluso respirar, ella no fue suya, él no le confesó sus sentimientos, esos que al inicio tomó a broma, justo cuando estaba decidido a dejar el grupo para hacerse solista, sus planes se vinieron abajo al descubrir que su hyung engañaba a su noona.

Se dirigió a la cocina, busco la tetera y se dispuso a esperar, pensando en lo que su hyung dijo como podría dormir, en ocasiones lo hago pero hace demasiados meses que volvió mi insomnio, he vuelto a soñar con ella, y cuando estoy a punto de hablarle despierto.

Mientras continuaba con sus pensamientos, un silbido proveniente de la tetera interrumpió su ensoñación, apagó la hornilla, abrió aquel pequeño compartimiento y sus ojos la hallaron, una taza en forma de osito con su tapadera y su cuchara incluida, lentamente comenzó su ritual encima de aquella servilleta la taza y dentro la bolsita de té y comenzó a verter el agua, el olor a menta inundó la cocina, se dirigió a la sala y allí en penumbras se puso hablar con ella, le decía cómo había sido su día, como no hacía pausa alguna, sólo esperando terminar tan cansado que llegará a dormir, tomó un sorbo a su té y mirando aquel sillón vacío dijo: "te extraño demasiado, es triste estar sin ti, mi cabeza le dice a mi corazón que debo continuar, pero es tan difícil, quiero verte entrar por esa puerta, sabes lo que siento, no quiero que te vayas, tantas canciones de amor canté y no tenían significado como ahora..." no escuchó que la puerta se abrió y fue sorprendido por Si Won, ver a su amigo atrapado en sus recuerdos, realmente lo enfadaba porque no podían tener su final feliz, debía decirle que ella estaba en Seúl.

Hum carraspeó Si Won encendiendo la luz, ¿qué estás haciendo?, no escuchaste la puerta, ¿a dónde fuiste? a ningún lugar ¿quieres un té? tienes de menta dijo Si Won, imagino que el tuyo lo compartías con uri noona.

Levantó la vista sus ojos tenían lágrimas, Si Won se debatía entre ocultar o decirle que ella estaba ahí, su joven amigo podría resistir verla con alguien más, pero sobre todo que ella era feliz, un silencio ensordecedor los invadió por unos minutos y Si Won soltó acabó de cenar con Lizzy ah, y la invité a comer mañana.

Por unos momentos el mundo dio vueltas y dejo de respirar, escucho claramente, ella se encontraba ahí, tan cerca y tan lejos, sus manos lo traicionaron al soltar la taza y esta caer a sus pies. Si Won al ver que no se movía, busco algo para limpiar se arrepintió de haber soltado la noticia tan de golpe, tuvo que haberlo preparado, ahora ¿qué debía hacer?

Quince minutos después Si Won se despedía, ya había soltado de más al hablar con Kyu, lo notaba algo intranquilo y muy distante, ese chico no iba a pasar una buena noche, por un momento se arrepintió de haberla mencionado, pero debía abrirles los ojos, no podían continuar con esa culpa, menos negarse su felicidad, esperaba no equivocarse.

La noche se tornaba cómplice de aquellos que se negaban a mirar más allá de sus narices, ambos miraban a través de sus ventanas a la luna, añorando el tiempo en que estaban juntos, el deseándola como mujer, ella viéndolo como su confidente, pero, cuando la vida y el amor, te lo da todo en charola de plata.

Recostado en su cama pensaba las cosas cambian, todo su mundo volvió a estar de cabeza, las ansias de verla de nuevo le estaban jugando sucio, porque no lo buscó en cuánto llegó, miles de preguntas se agolpaban en su cabeza, todas sin una respuesta, todavía te extraño mientras duermo, no puedo conciliar el sueño está noche, estoy atrapado en los recuerdos de ti, el anhelo cruel y frío de tenerte a mi lado, mi enamorado corazón está llamándote, ven y ámame solo a mí, pasa el resto de tu vida junto a mí... y así con todos esos sentimientos encontrados el sueño lo venció.

El domingo por la mañana me encontraba demasiado nerviosa, nuestra prueba de fuego, Junie me había dicho que probablemente el dueño podría presentarse a la presentación y eso crispaba mis nervios, así que después de bañarme y arreglarme, salí por un café, y todo pasa por una razón, al regresar no me sorprendió ver una persona que tenía a su alrededor a muchas chicas, al parecer lo habían interceptado al entrar, iba a seguir mi camino dado que ese hotel era donde muchos famosos solían llegar a descansar, cuando escuche yeobo, y gire para ver a Junie en su traje azul marino, luciendo tan guapo como siempre, era digno de verse un chico como él a mi lado, las miradas de las chicas babeando por él, se acerco hasta donde estaba y dijo "hermosa, vamos a desayunar, muero de hambre".

Salimos de ahí, justo cuando Si Won llegó para animarnos, pero se sorprendió al ver a alguien conocido, ¿qué haces aquí?
Anniong, hoy tendremos un día muy agitado me decía el manager, iremos a la firma de autógrafos, la reunión con tu fanclub mexicano, la sesión de fotos, comerás con nuestro patrocinador y su prometida, y por la noche estarás libre, hasta el próximo martes, luego tendrás dos semanas hasta que comience la filmación del drama, ¿escuchaste todo lo que dije?

Si manager, descansaré hasta comenzar el drama, empecé a pensar, dos semanas sin nada que hacer.

Llegamos por fin a la firma de autógrafos, me extraño que fuera una cafetería, pero el manager dijo que con eso íbamos ayudar a promocionar el lugar y el café, además era del patrocinador y allí mismo sería la reunión del fanclub.

Los momentos más felices eran cuando estaba en el escenario, cantaba con tanto sentimiento, siempre pensando en ella, está vez me sentía sumamente emocionado cumplía 3 años como solista y mi fanclub estaba formado de mexicanas, aunque ya hablaba un poco más y entendía, no dejaba de emocionarme, un grupo de chicas las cuales al llegar su turno me sorprendieron al decirme que tenían un regalo para mí, la más joven diciendo oppa se ve triste pero este regalo lo va animar, un mocca menta y una galleta de canela, el abrazo solo significaría si fuera de "ella" pero esto debe ayudar, me sorprendieron al mencionarla, cómo si me hubieran atrapado dijo otra de las chicas, ella va aparecer y oppa debe decirle la verdad.

Bueno, por fin hemos llegado, descansa, te veo mañana recuerda que irás al programa de RyeoWook, por la tarde el comercial para Hae y en la noche estarás con KangIn, trata de dormir todo lo que puedas.

No quería pensar en nada, después de lo sucedido en la comida, me encontraba muy sorprendido aún, así que empecé a pensar sólo dos días y tendría tiempo libre, ella debió de haberse marchado ya, pensaba también en lo dicho por estas chicas, debí decirle la verdad fue doloroso y difícil, más bien si hubiera tenido la certeza de que sería la última vez que nos veríamos, hubiera, no sólo hubiera, me habría enfrentado a todos porque ella supiera lo que sentía, pero ahora sé que ambos lo superamos, ahora podríamos volver a vernos y seríamos nuevamente los mismos amigos de hace años, aunque hyung no me dijo todo, creo que ella debe estar con alguien, debe ser así, uno de los dos debe ser muy feliz y ella, yo quiero que ella sea muy feliz.

Dos días después...
No muy lejos de allí, una pareja discutía, no deberías salir sola y menos a esta hora por mucho que tengas ganas de tomar café, ya te dije puedo ir yo, porque eres tan terca Lizzy, y no, no me pongas esa carita de perrito desamparado que me vas a convencer, una gran sonrisa apareció en mi rostro, sabedora que había ganado la batalla, ya no te pongas así Junnie, no tardaré lo prometo y te traeré algo para ti también, le mande un beso desde lejos y salí.

Mientras iba caminando a la cafetería que había encontrado hacía dos días cuando pasamos para ir al departamento, pensé en que debía probar el café de ese lugar, era tan fuerte su aroma y lucía tan acogedora que era mi tipo ideal de lugar, podría tomar hasta estar dopada de cafeína que olvidará que estando allí, mi pasado me había vuelto a encontrar, y pensar que solo hacía un mes que todo comenzó:

Un mes antes
De verdad tienes que ir, mi fin de semana va a ser eterno, él sonrió y contestó estoy seguro que vas a sufrir mi ausencia. Ella se acercó y le dio un suave beso en la mejilla, diciéndole, no te atrevas a serme infiel, él empezó a reír, la atrajo a su cuerpo y abrazándola deposito un tierno beso en su cabeza.

Eran las 18:00 hrs. del viernes cuando estaban en el aeropuerto, ella vestía un gran suéter color rosa combinado con sus jeans y su cabello suelto.

Justo cuando Jun Jee había abordado el avión y lo vio despegar continuó allí por algunos minutos más. Le gustaba el aeropuerto, ver llegar a la gente y la emoción de quien los esperaba era indescriptible.

Hubo un tiempo que estar allí era como un veneno, se convirtió casi en su rutina, allí fue donde huyendo encontró refugio, donde poco a poco construyó una nueva vida, donde los que la rodeaban siempre encontraban alguien que los escuchará y lo conoció a él, su irremplazable oppa, durante esos años ambos curaron sus heridas y fortalecieron ese vínculo y amor que nació entre ellos.

Después de esos 2 difíciles años, las cosas mejoraban aún así el destino les preparaba una sorpresa.

En el aeropuerto su lugar favorito era aquel local donde vendían snacks y café, sin prisa llegó y antes de pedir, el chico que atendía le dijo, aniong agasshi, lo de siempre, algo turbada asintió, cuando le entregó su café, le devolvió la sonrisa, su clienta extranjera era muy simpática, ha decir verdad era muy linda, más bien para él ella era especial, le gustaba, aunque no le había dicho nada en todo ese tiempo.

Ella se encaminó a la salida con una amplia sonrisa, sin imaginar que pocos minutos después llegarían dos chicos que ella conocía y que aún la buscaban.

El timbre del celular me saco de mis recuerdos era Junnie, le contesté perdón estaba recordando algo, no tardo, me acerque a la puerta y entré.

El lugar era tal y como lo imaginaba, pequeñas mesas con su mantel y un pequeño florero, el aroma del café tan embriagante.

Me acerque a la barra para hacer mi pedido, estaba viendo los postres cuando la chica me entrego mi orden, la tomé y salí, ya había tardado más de lo esperado.

En el departamento de Kyu.
Por fin, después de dejarme en casa, y de escuchar lo que me dijo el manager, comencé a dar vueltas por todo el apartamento, estaba en el limbo, debía estar feliz, pero aún seguía perdido en mis recuerdos, y pensé lo que dijo "no te saltes las comidas", así que fui directo al refrigerador para comer algo, pero este se encontraba vacío, recordé que no estando esos días olvide comprar algunas cosas, fastidiado pensé que tendría que ir al supermercado a esas horas para comprar algo o al menos a la cafetería más cercana por una ensalada, sándwich y café, en realidad me sentía algo raro, hacía tiempo que no tenía sueño o al menos que me sentía cansado como para sentir que mis ojos se cerraran por si solos, así que tome mi chamarra, las llaves del coche y la cartera y fui directo al estacionamiento por mi auto.

Mientras conducía empecé a recordar lo que hacía un mes nos sucedió a hyung y a mi, en ese aeropuerto, como fuimos a encontrarla tan inesperadamente, pero creo que no era ni el momento ni el lugar, aunque una semana estuvimos ahí, no la volvimos a ver, el hecho más sorprendente fue cuando regresé a preguntarle a la chica de la cafetería por ella, necesitaba salir de dudas, pero al parecer las respuestas de aquella fan, serían más dolorosas, por el hecho de que le gustaba yo, accedió a responder todas y cada una de mis preguntas, lo que más me entristeció fue saber que mis esperanzas de poderme confesar ante ella, iban a ser inútiles.

Ahora las cosas empezaban a tomar su rumbo, ni más ni menos.

*Flashback*
Salimos de haber registrado el equipaje y nos dirigíamos rumbo al hotel. Tengo hambre dijo mi hyung, huele a café, podemos comprar algo allí, aunque hablaba conmigo, estaba a kilómetros y sólo mi cuerpo se encontraba a su lado, entramos y una linda chica nos miró algo sorprendida y grito Si Won y Kyu, algo apenados esbozamos una tímida sonrisa, a pesar de habernos separado las ELF continuaban apoyándonos.

Nos podrías dar dos americanos y dos club sándwich, la chica no podía creerlo aún, pero puso manos a la obra para preparar la orden.

Su jefe se acercó a ver que causaba tal alboroto, cuando ella le preguntó: saeng seong nim preparaste una especialidad, ¿acaso esa chica vino? avergonzado le dijo sí, podrías prepararme un delicioso amor azucarado.

Si Won hablaba sobre trivialidades, sabía que poco o nada prestaba atención a lo que escuchaba, en eso nos miramos, ese era el nombre con el que solía llamar a su café especial su noona ¿podría ser? qué sin proponérselo la hayan encontrado.

Si Won optó por no perder tiempo alguno y en cuánto la chica nos estaba dando el pedido con su carismática sonrisa le preguntó: si una chica extranjera era quien pedía ese café, y cada cuando iba allí, ella dudó un poco antes de dar su contestación.

Al salir tenía más preguntas ¿cuánto tiempo pasó? pensando que había sido de ella, ¿dónde estaba? ¿los extrañaba? ¿porqué se fue? ¿regresó a su país? ¿encontró su camino? ¿otro amor?
*Flashback*


El sonido del claxon lo volvió a la realidad para que avanzara, había miles de preguntas, todas sin respuesta, pero a pesar de todo, haberla encontrado valió la pena, su consuelo era que al menos seguía en el mismo país.

Justo en ese momento vio la cafetería, y busco donde estacionar su auto.

Casualidad, destino o suerte cruzo nuevamente sus caminos, mientras ella salía para ir a su departamento, el estacionaba su auto.

Pero los caprichos del destino, hicieron que en el momento indicado Kyu la viera, era posible que su mente lo estuviera traicionando.

Solo sonrió, como añoraba verla de nuevo, tanto que incluso creía verla de repente entre la gente, siguió caminando hasta llegar a la puerta, y entró en ella, se dirigió con toda calma hasta la barra desde donde empezó a ver toda la variedad de cafés, no tenía la menor idea de que pedir, sintió un ligero escalofrío recorrer su espalda cuando a su lado, estaba él...

Parece que nos encontramos de nuevo, te invito un café decía mientras dejaba a un Kyu completamente boquiabierto.

Coincidencia, no era posible, en realidad después de la comida, deseo con todas sus fuerzas, no tener que verlo, pero era inevitable sobre todo siendo su patrocinador, su sonrisa forzada, mientras estaban sentados frente a frente, el aire podía cortarse con un cuchillo, pero recordó cuando algunos años atrás habían sido muy buenos amigos, y como había tratado a la que fue su mejor amiga.

La verdad era complicada.


Xie Xie ni
¡Fighting!
Tus emociones:

0  :

Publicar un comentario

Responderé a tu komentario a la mayor brevedad posible.
Kam sa ham ni da