sábado, 11 de julio de 2015

Capítulo I Un nuevo comienzo [Fanfic]

Capítulo I Un nuevo comienzo

Capítulo I Un nuevo comienzo.

Tema de apertura: C.N Blue - Coffee Shop

¡La vida empieza hoy!
ya veremos que pasa mañana...


El amor, ese sentimiento tan lindo y bello, que a veces nos hace perder la cabeza, yo no estaba del todo segura que enamorarme de tal manera de ese chico fuera a terminar bien, uno tiende a sentir cuando sabe que las cosas van por buen camino o cuando de plano te estás forzando a algo, no había terminado de decir eso, cuando ese chico me dio esa mirada de entiendo lo que estás diciendo.

Simplemente lo miré a los ojos y le dije, el que tenga esta sonrisa en el rostro no significa que sea completamente feliz, aún me sigo recuperando, aún me encuentro hundida en la melancolía y ciertamente no lo he superado del todo, pero soy fuerte y ahora que regresé a mi país, la herida sanará poco a poco.

En esos precisos momentos que le dije eso, el aire empezó a jugar con mi pelo y senti el frío en mi rostro llevándome de nuevo al pasado.

*Flashback*
Cuando Kyu me citó para vernos tuve un mal presentimiento, muy lejos estaba de imaginar que a partir de ese momento, viviría una tormenta eléctrica.

Después de hablar llegué a casa, me encontraba muy abatida, estaba llorando lágrimas de sangre, después de todo por lo que pase me sentía muerta en vida, estuve llorando tal vez toda la noche no estoy muy segura, pero al despertar estaba ya en la cama.

Ese día cumplíamos dos meses de estar juntos, pero fue el día que terminamos, no sé bien si es porque él no siente lo mismo que yo, estuve bastante deprimida, pero creo que lo estoy superando.

En esos momentos me mentía a mí misma pensando cosas que no eran ni serían.
*Fin del flashback*


Volví a la realidad, cuando vi que movías tu mano por delante de mi rostro, me había perdido de nuevo en el recuerdo de mi ruptura y escuché que dijiste, aún piensas en él.

Quería contestar que no, que ya lo había olvidado, pero fui sincera, aún pienso mucho en él, aún me duele saber que estando tan cerca no puedo verlo, siento que a veces me falta el aire, que no puedo continuar, pero me hice el propósito de poco a poco dejar ir ese recuerdo.

Entonces fue el turno de él y dijo lo siguiente, yo tengo muchas cosas, tal vez todo lo que me propongo me sale bien, pero no he conocido a ninguna chica que realmente haga acelerar mi corazón y mucho menos que me haga perder la cabeza por ella, tal vez no entiendo bien por que dices que podrás superarlo y menos entiendo porque debes irte de aquí para que eso pasé, no crees que es como huir, no estarías siendo una cobarde, yo acabo de romper con mi novia, creo que la amé, rompió su promesa de continuar a mi lado.

Cuando decía eso, su voz se quebró, no sé si fué por dolor ó se sentía triste por esa pérdida, el hecho es que sus ojos de repente se llenaron de lágrimas y no pude resistirme a ese loco impulso, mientras estábamos frente a frente, sin pensarlo ni medir las consecuencias, lo besé.

A lo lejos se podía ver a dos chicos en los columpios, quién los viera podría afirmar que eran una pareja, Kyu se sintió algo celoso al verlos, el tenía poco de haber terminado con su novia, una chica bastante fuera de lo común, continuó su caminata algo avergonzado por haberse detenido a mirarlos, pero más aún por ver que la chica había sorprendido a su novio besándolo.

Una semana después.
Omo, omo digo mientras veo el reloj, me quedé dormida y son casi la una de la tarde, aunque es seguro que mis dongsaengs aún no lleguen, creo que debo correr, estoy envuelta entre las sábanas y al salir de la cama, caí de bruces y me lastimé la rodilla, después de un año de no ver a mis amigas, creo que ni el golpe ni el dolor que sentí fueron importantes.

Dentro de la ducha comienzo a tararear una canción, hacía tiempo que no me sentía tan bien, tomó la toalla y empiezo a secar mi cuerpo, sonrío al recordar su rostro sorprendido después de besarlo.

*Flashback*
Estaba escuchando lo que decías, pero en tu mirada se notaba esa melancolía y recuerdo que tus ojos se volvieron cristalinos, no resistí verte tan vulnerable y cediendo a un impulso te besé.
*Fin del flashback*


Termino de arreglarme y antes de salir miro el calendario, hoy hace nueve meses que llegué a Corea, estaban tan ilusionada y emocionada, por fin vería después de cinco meses al que era mi novio virtual, ya nos habíamos visto por webcam y está era la primera vez que estaríamos frente a frente.

Lancé un suspiro, y al mismo tiempo tomaba mi bolsa, tuve un momento de debilidad al sacar de mi bolsillo el celular y tener el impulso de marcarle, pero sacándome de mis pensamientos el teléfono sonó.

Yobuseo (hola)

Nuna Lizzy, ¿dónde estás? era la dulce voz de Raquel, avergonzada le contesté que estaba saliendo de mi departamento, sólo escuché a lo lejos la risa de Pamela diciendo te gané.

Le dije las veo en quince minutos, era la ventaja de vivir cerca de esa cafetería.

Cuando llegué ellas reían sin parar, llena de curiosidad me acerqué y les dije cuenten el chiste, se levantaron y me abrazaron la escena era digna de foto, parecíamos tres niñas.

Después de tal exhibición nos sentamos y les pregunté si ya habían ordenado, yo como siempre moría de hambre, ellas estaban frente mío mirándome fijamente y afirmando dijeron no te ves tan deprimida como cuando hablamos nuna.

Era muy cierto hasta la semana pasada, dudé un momento antes de continuar olvídenlo y mostré una gran sonrisa.

La mesera me salvo pues dejo nuestra comida sobre la mesa, dándome el menú por si deseaba pedir algo más, la chica era muy simpática, ya que me conocía casi desde que llegué, durante ese tiempo solíamos tener breves charlas y nos hicimos amigas cercanas.

Cuando nos quedamos solas me miraron animándome a contarles y comencé:

Estaba algo turbada por recordar pero les dije animada, tuve un nuevo comienzo, no sé si todo se debía a que había cometido un acto de locura, o porque regresaría a México, extrañaría todo lo que había pasado ahí.

Las chicas me miraron como no creyendo que de verdad estuviera aceptando el haber terminado con Kyu sin luchar, es acaso que no sentía nada por él, que fué una ilusión, tan sólo un momento, no lo sé, pero me sentía bastante rara.

Seguimos charlando y yo les preguntaba por cuanto tiempo estarían ya que habían aceptado un intercambio, lo que me dolía nuevamente era volver a dejarlas, tanto tiempo paso para vernos y ahora volvía a suceder lo mismo, realmente eso me molestaba pero me sentía contenta, eso no lo podía negar.

Cuando terminamos, decidimos tomar café y fué allí donde todo se hizo un caos, pero todo quedo en nada...

Estábamos viendo la lista de los cafés, mientras un chico simpático y apuesto entraba a la parte trasera para ponerse su uniforme, Min Ji, lo saludo y bromeando le dijo por fin conocerás a mi unnie, de la que tanto te he hablado, ella te hará reír verás, así quitarás esa cara de limón agrio, pero antes de terminar su frase se dio cuenta que su amigo y compañero llevaba una sonrisa a flor de labios, así que más curiosa que nunca, le dijo ¿quién eres tú? y ¿dónde está mi amigo?

Me acerqué a la barra para pedir nuestros cafés, y mirando hacia donde estaban las chicas, escuché a Min Ji decir alguien por favor tomé esa orden.

Anniongaseyo, podrías darme un café mocca menta y dos cappuccino vainilla, kamsahamnida, pagué y me iba a ir a sentar con las chicas, cuando vi la hora, así que amablemente le pedí que los pusiera para llevar, me indico que esperará un momento, y como planeado ese lindo chico se asomó, yo volteé para hacerle señas a las chicas e irnos.

Cuando salimos íbamos carcajeándonos tanto que las personas a nuestro alrededor estaban molestas, pero bien valía la pena esas miradas que nos daban.

Min Ji salió a buscarme y se dio cuenta que ya no estaba, así que algo triste se fue a limpiar nuestra mesa y allí encontró mi pequeña libreta que siempre cargaba, se sorprendió al leer algunas frases y así la encontró su amigo, que lees que te causa risa, ella algo apenada le dijo, mi unnie dejo olvidada su libreta, y se la mostro, pero más tardo en hacer eso, que un pequeño grupo invadió la cafetería, así que él guardo la diminuta libreta en su bolsillo.

Ya estando en casa, llegué a tirarme a la cama y saqué las pocas cosas que llevaba en mi bolsa y revisando noté que mi libreta no se encontraba, así que empecé a buscar hasta revolver todo lo que había en la recámara y recordé donde la dejé dando un gran suspiro me tiré en la cama y dije en voz alta mañana pasaré por ella...

Y es aquí donde el destino se encarga de poner las cosas en su lugar, todo en el momento justo y el lugar indicado, así es como debe ser, mientras me disponía a dormir, te volví a recordar, y pensé deseo que conozcas a la chica que te haga sonreír y por la que pierdas la cabeza, aunque no sepa nada de ti, por haber sido tan sólo un momento fugaz.

Al día siguiente, tan raro, como el día que lo conocí, fui a la cafetería, esperando que Min Ji se encontrará para pedirle mi libreta, me dirigí a la barra para pedir los cafés, Raquel y Pamela ya me esperaban allí, claro enseguida se los llevan a su mesa, agasshi, me indico la chica que me atendió, fui directamente a sentarme y mientras esperábamos que nos trajeran los cafés, las chicas me dijeron que debía darles un recorrido por la ciudad, claro les dije.

Un nuevo mes empezaba, mi nuevo comienzo, un futuro incierto, tan lleno de coincidencías, que difícilmente no podría okllamarle destino.

Al parecer no era la única que pensaba eso, Kyu había decidido buscar a su ex novia, últimamente había soñado con ella, y cuando la buscaba estaba con alguien más, eso lo turbaba demasiado, no podría soportar que ella estuviera al lado de otra persona.

Mientras tanto en un pequeño departamento bien arreglado, pero que gritaba muy fuerte que le hacía falta el detalle femenino, un chico bastante guapo, estaba tomando un poco de jugo de naranja mientras sonreía, el pensaba que debió haberle pedido su número aquella chica que inesperadamente lo besó sin imaginar que había creado nuevas emociones en él.

Estas tres personas, no sabían cuán fácil el destino abre puertas para unos, las cierra para otros y en otros casos termina todas las expectativas en una persona, forzándola a continuar como si de ello dependiese su vida.

Al final del día, lo que queda de los tropiezos y fracasos, es la vida misma.


Xie Xie ni
¡Fighting!
Tus emociones:

0  :

Publicar un comentario

Responderé a tu komentario a la mayor brevedad posible.
Kam sa ham ni da