sábado, 1 de agosto de 2015

Capítulo IV Flores, tarjetas y yo [Fanfic]

Capítulo IV Flores, tarjetas y yo

Capítulo IV Flores, tarjetas y yo.

Tema especial: Capítulo IV Charlie Masso - Te me vas

Yo no soy aquel
que tu te imaginabas
yo no soy aquel que el mundo te ofrecio,
en el que tú ciegamente confiabas,
el hombre de tus sueños ese no soy yo.
Si alguna vez mirándote a los ojos
yo te robé un trozo de ilusión
te juro hoy no quise hacerte daño
y si he fallado en algo
te pido perdón...


Jueves 07 de Enero 18:45 PM
Dentro del avión, se escucha:


Estimados pasajeros nuestra salida se verá retrasada una hora.

Después del mensaje se ve a la gente inquieta, entre ellas dos chicas que se encuentran ansiosas, una desea ver al chico que ahora es su novio, emocionada y enamorada desea llegar y poder estar en sus brazos, no hay nadie más feliz que ella que va al encuentro de su gran amor, la otra, es una chica egoísta y ambiciosa, piensa en llegar para estar con su "novio".

En el aeropuerto de Incheon por el altoparlante se escuchaba:

El vuelo Aeromexico AM 642 México-Corea tiene un retraso de una hora.

Un chico muy apuesto, maldijo muy bajo, una hora más tendría que esperar, pero bien valía la pena, dentro de poco tendría entre sus brazos a la chica que lo tenía vuelto loco y por quien había sido capaz de traicionar al que fuera su mejor amigo, algo que más tarde el destino le cobraría.

En esa misma sala de espera se encontraba otro chico impaciente por ver llegar a la que era su novia virtual, desde hacía un mes, al escuchar que venía con retraso su vuelo, lanzo un gran suspiro y se dirigió a la cafetería que se encontraba allí, pensaba que debía controlar sus nervios, después de todo, él fue quien le pidió que viniera, no dudaba de que ella vendría, sabía que "él" era su adoración y que no se negaría a nada de lo que le pidiera, en esos momentos no estaba seguro de sus sentimientos, por eso se le hacía más difícil lo que iba hacer, como pedirle a una completa desconocida que vivieran juntos, como pedirle que fuera su tabla de salvación sin tener que ahondar en el motivo verdadero, mientras tomaba su café, sentado frente al gran ventanal por donde se veían aterrizar los aviones, aspiro con profundidad el aroma de aquel ramo de rosas que compro, sonrío ya que él no era precisamente un chico romántico, pero sintió que debía hacerlo, mostrarse así al menos en lo que se conocían mejor y tal vez con el tiempo llegaría a tomarle cariño, o incluso podría amarla, viviría una mentira, robaría sus ilusiones pero en esos momentos era su única salida.

Al otro lado de la ciudad en una gran oficina otro chico estaba perdido en el amor, daba las últimas indicaciones a su secretaría, que no olvidará revisar que su departamento estuviera arreglado, la habitación con los globos y las flores, el champagne, quería que todo fuera perfecto, pues esa noche le propondría matrimonio a su novia.

Tres chicos con sentimientos diferentes acerca del amor, una chica egoísta y ambiciosa darían paso a situaciones que ellos daban por sentado controladas, pero el amor juega a ganar, y también te hace pagar si apuestas por el y no cumples tu parte del trato.

Miércoles 07 de Junio 07:45 AM
Cinco meses después


Quince minutos antes de que todo el personal llegará, se escuchaban los pasos de Lee Da Ji, desde hace un mes y medio había tenido la oportunidad de entrar a trabajar al corporativo KangSan, al llegar a la puerta principal, el ajussi Jung Min le abrió la puerta, ella le dejo uno de los cafés que llevaba en la charola, le dio una gran sonrisa y paso al interior, se dirigió al elevador, ella trabajaba en el noveno piso en el departamento de Legal.

Se sentía un poco nerviosa ya que este día era importante, meses atrás su jefe había sufrido una desilusión por lo que le había comentado su compañera Eun Soo, tan grave había sido esta decepción que el cambio a una persona taciturna, solitaria pero sobre demasiado fría, tenía por juicio que todas las mujeres eran egoístas y ambiciosas.

Aunque ha decir verdad, su comportamiento distaba mucho de lo que le habían dicho y eso era precisamente lo que la tenía intrigada ya que más o menos era el tiempo que ella tenía trabajando para él, ahora traía una sonrisa traviesa y en ocasiones lo veía escribiendo, y los viernes era el primero en irse.

Aún así ese día era importante, su jefe podría estar triste o incluso ser algo grosero, Eun Soo le había dicho un día antes que se cumplían cinco meses de haber roto con su novia. Al principio tuvo la idea errónea de trabajar para un hombre mayor, pero cuando supo el motivo, entendió muchas cosas a la vez, ella dio por sentado que si tenía un comportamiento extraño ese día lo dejaría pasar.

Salió del ascensor y se dirigió a su escritorio, dejo la charola de café encima de su lugar y comenzó acomodar la correspondencia, se dirigió a la oficina de su jefe, para arreglar su escritorio como todos los días, la correspondencia, las flores y su café, decir que se fue de espaldas era poco, el joven de traje y bien perfumado que estaba sentado en el escritorio capturo toda su atención.

Dentro de esa gran oficina un joven abogado, trataba de concentrarse, pero le resultaba difícil, tomo un sorbo de su café, este ya se encontraba frío, pero eso ni siquiera lo notó, de repente Da Ji, su secretaria carraspeó un anniongaseyo abogado Kim, levanto la vista y con una gran sonrisa devolvió el saludo, ella no lo había visto así, y quedo hipnotizada por su alegría, se acerco a dejarle las cosas.

Él se reclino en la silla y le dijo Da Ji ssi, el día de hoy que te parece si tu jefe te invita a almorzar, ella lo miro sorprendida y balbuceo un débil, tengo mucho trabajo abogado Kim, el mostro esa sonrisa traviesa, tu jefe te pide que almuerces con él, así que será mejor que no me des excusas, siendo tan temprano podemos apurarnos te parece bien.

Me comencé a sentir sumamente nervioso, hace cinco meses Yoon Ye Hee, me traicionó de la peor manera, no sólo termino conmigo, sino que se entrego al que consideraba mi mejor amigo, Choi Sung Hae, claro ella era una hermosa mujer, brillante, audaz e inteligente, pero ambiciosa y egoísta, no sé como diablos me enamoré de ella, pensé que no podría sobrevivir.

La pasé tan mal, me sentía tan solo y no encontraba otro modo de seguir, pero continúe, trate de rehacer mi vida aunque la verdad no tenía ganas, me había convertido en una persona solitaria, tal fue mi depresión que estuve a punto de suicidarme, pero simplemente ella llego como una luz, y al parecer no era la única persona que estaba mal en cuestión de amores.

Da Ji me sacó de mis pensamientos, al tocar la puerta y preguntarme si quería más café, le indique que sí y me dije debo concentrarme tengo aún varios casos por resolver y más papeles que transcribir para algunas apelaciones aunque no dejo de pensar en ella, me puse algo tenso al recordar que el viernes cumplía tres meses de no saber de su ex-novio, y a ella le costaba mucho más trabajo dejar ir el pasado, yo estaba a su lado y la escuchaba, la apoyaba y secretamente la amaba, eso era lo peor del caso, porque a final de cuentas tenía falsas esperanzas sobre un "nosotros" o simplemente un "futuro juntos".

Miré mi reloj eran casi las 11:30 AM así que tome mi saco y salí al pasillo, me acerqué al escritorio que tenía Da Ji y le indique que era momento de salir a almorzar, el aire fresco me caería bien, realmente necesitaba despejarme, era miércoles y Lizzy no me había llamado, estoy seguro que ella estaba igual que yo, hartándose de trabajo para no pensar, creo que a ella, le esta afectando más, tengo muchas ganas de escuchar su voz, pero tampoco quiero interrumpirla ni siquiera tengo la menor idea de que este haciendo, es mejor que espere a la noche para llamarla.

Da Ji nuevamente me miraba extrañada, abogado Kim se encuentra bien, esta algo distraído, eh, ah perdona Da Ji ssi, si en realidad estoy algo distraído, y lamento haberte obligado a salir a almorzar conmigo, pero lo necesitaba, mi fiel secretaria tan sólo esbozo una pequeña sonrisa y dijo no se preocupe entiendo que el día de hoy se sienta así, sorprendido le pregunté, ¿lo entiendes? unos balbuceos siguieron a su respuesta directa, hoy hace cinco meses que termino con su novia abogado Kim.

Tenía razón Da Ji, era 07 de Junio y yo estaba más preocupado por mi "amiga" que por mí, como pude olvidar algo tan importante, o es acaso que ya era parte de mi pasado, de mi historia, estoy seguro que sí, en esos momentos lo único que me interesaba era saber como se encontraba mi extranjera.

*Miércoles 07 de Junio 22:45 PM*
Conversación telefónica entre Ryeo y Lizzy ☎

¡Oh! Ryuk, ¿cómo estás?, bien gracias a Dios esta semana hemos tenido mucho trabajo, yo pensaba que sería más sencillo manejar una florería, pero tiene su chiste, oh sí, claro estoy preparándome algo, traje algunos papeles, está bien, trataré de dormir, descansa, te veo mañana.

Quién lo diría, me quedé en Corea, tenía trabajo y de cierta forma una familia, podría decirse que tenía lo que necesitaba, más no lo que quería.

Hoy parecía ser un día cualquiera, aunque más bien, era un día pésimo al menos para mí.

Trabajar en la florería me ayudo para que poco a poco volviera a recuperar mi vida.

Al principio no hablaba más de lo esencial, y comencé a conocer a mucha gente, pero sobre todo, el idioma de las flores, aunque cerré mi corazón, este se empeñaba en volver a latir.

Era jueves casi terminaba la semana, preparaba un bouquet para un chico que iba a declararse, hacer eso siempre me emocionaba, aunque esta semana, había estado nuevamente muy nostálgica.

Tenía la costumbre de escuchar música, y había traído un cd en español, tenía nostalgia por mi familia y mi país, mientras seguía acomodando el ramo, comenzó a sonar una canción que me hizo derramar lágrimas...

Callar, nunca ayuda a olvidar, por mi boca sólo sé pronunciar tu nombre que escondes entre la niebla.
Será, que tu cuerpo es mi hogar, que hasta despierta yo te he de soñar, y te abrazo despacio gritando al cielo.
Te vas, te me vas, quién te arranca de mí
te vas, te me vas, formo parte de ti.


Volteé a ver el calendario, mañana se cumplirían tres meses desde que Kyu Hyun ssi y yo terminamos, y volví a ser formal al mencionarlo delante de alguien.

Pero también noté que había marcado el domingo, aún con algunas lágrimas en los ojos leí lo que había anotado.

Lancé un gran suspiro y la abuela Yoon Park me tomo por sorpresa, aún sigues aquí, deberías irte ya. Yo descansaba los fines de semana, pero lo cambie, debido a que no fui durante la semana a la cafetería.

Decidí pasar a saludar a Min Ji y por un café, saliendo iría a esa pequeña pastelería francesa y compraría unos deliciosos cupcakes y tal vez me detendría en el parque. Mientras iba rumbo a la cafetería comenzaba hacer planes, había algo de gente para ser jueves y casi las siete de la noche.

Viendo que no podría pasar por allí, me escabullí por la parte de atrás, y todo hubiera sido casi perfecto.

Empecé a reír, pues recordé lo que paso la primera vez que hice eso.

Entre a la cafetería y vi a Min Ji en la barra, así que me acerqué y pedí un café, agassi me puede dar un café, kamsahamnida.

Reconoció mi voz y salió abrazarme, unnie no ibas a venir hasta mañana, le dije claro que sí, sólo que hoy salí antes y fui interrumpida por una joven mesera histérica, saeng seong nim, nos hace falta otra chica, de verdad necesitamos servir más bocadillos y café, la miro y le dijo ahorita les ayudo, la miré y pregunté, ¿dating express? si puedes creerlo, se ha hecho ya casi una costumbre que una vez al mes, utilizan la cafetería, y te falta personal no es así, ya sabes unnie, dos de los chicos pescaron un fuerte resfriado y una de las chicas se peleo con su novio, así que no vino, problemas en el cielo, me empecé a reír, bueno, donde está mi uniforme, le dije, casi brincaba de felicidad, ay unnie por eso te quiero tanto, komawo.

Ryeo Wook se extraño mucho al ver que Lizzy no había llegado a su casa, desde que salió del despacho se fue directo a verla, sabiendo que no podía pasar sin que estuviera ella, se quedó en su coche esperándola, pero pasaron un par de horas y ella no llegaba, así que estaba a punto de enviarle un mensaje de texto a su celular, cuando la vio venir, antes de salir del carro siguió viéndola venía bailando y con una sonrisa, pensaba a que se debería que su nuna estuviera tan feliz, iba a salir del carro, cuando vio que un chico se escondió cuando ella se acercaba, pero como siempre su distraída amiga no lo notó, siguió caminando como si nada y entro al edificio.

Algo en ese chico que vio se le hizo familiar aunque no sabía bien que era, llevaba unos lentes y la capucha de su sudadera le cubrió el rostro.

Viendo que ella estaba bien, opto por irse a su departamento, le llamaría para saber como le había ido y seguro la vería al día siguiente por la noche en la cafetería.

Lizzy salio nuevamente, no podría dormir, así que decidió ir a la florería, caminaba distraída como siempre, al llegar a la florería entro y cerro tras de sí la puerta, pero no le puso seguro.

Llego a su escritorio tomo todos los papeles que tenía de un día antes, las órdenes de compra, las pólizas para la contabilidad, la agenda de los proveedores y los clientes actualizada, así como el tarjetero y su mp3, del cual se escuchaba una canción muy pegajosa A namorada, se acerco de nuevo al calendario y volvió a sonreír.

Mientras bailaba al compás de la música, comenzó acomodar las rosas en los floreros, puesto que había perdido el sueño, y su mente comenzó a divagar hasta el día que salió por fin de casa.

*Flashback 17 de Marzo*
Desde el mismo momento en que decidí volver a empezar, dejar de lamentar mi mala suerte y esforzarme por volver a sonreír todo el panorama cambio para bien. Pase a la florería a despedirme de esos abuelos, y al contarles mi verdadero motivo para irme, ellos me propusieron algo que no había considerado.

La abuela Yoon Park, me tomó de las manos y me dijo, no tenemos nietos, sabes que perdimos a nuestra única hija hace unos años, así que nosotros estaríamos contentos si te quedas con nosotros y también si trabajas aquí.
*Fin del flashback*


La música continúo tanto como ella, que estaba haciendo uno de sus milagros, la inspiración estaba de su parte, recordando por momentos a Ryuk, y cada que una canción era triste o mencionaba al amor, pensaba en donde se encontraría Kyu, aún a pesar de haber pasado ya tres meses, no dejaba de preocuparse.

El sonido de la canción Smoke get in your eyes, le trajo a su mente aquel chico que beso, ella no sabía que alguien la observaba mientras cerro los ojos, recordándolo, deseando que el tuviera ya a alguien a su lado, siguió así hasta que termino la canción y cuando se dio cuenta, tenía ya hechos unos arreglos, todos tenían una pequeña tarjeta con mensajes de amor, de donde podía salir aún palabras de amor, cuando ella estaba segura que su corazón estaba muerto y como podía continuar llorando, si todas sus lágrimas se habían secado, suspiro y dio un gran bostezo, ahora si sentía que podía ir a dormir, limpio las dos mesas de trabajo y acomodo los arreglos, antes de irse.

*El chico misterioso*
Después de buscarte tanto por fin te encontré, estaba pensando que de verdad te habías marchado, y terminaste trabajando aquí, rodeada de flores, parece que te sienta bien, eres un ángel, luces tan linda, esparces magia por donde quiera que vas. Estoy negando la realidad, ya que el amor no se puede cambiar. El dolor no se supera, si tu corazón se cierra. Porque estoy pensando tantas tonterías, tan sólo debería acercarme a ti y decirte lo que siento dentro de mi corazón, pero dudo, y pensar que paso todos los días por aquí y no había notado tu presencia, debí estar muy ciego, pero aunque me tome mucho tiempo, conseguiré que te fijes en mí.

Me rindo, me rindo, dije exhausta al entrar a mi departamento, ese día, marcaría mi destino, a pesar de que aún me encontraba triste había decidido abrir mi corazón de nuevo al amor, pero ahora sé que la razón nada tiene que ver con el corazón, y eso significa que al amor no se le puede culpar de haber tocado a nuestro corazón, insistía en como puedo olvidar si es tan doloroso, me tumbé en la cama y caí en un profundo sueño, realmente no sé que soñé y mucho menos porque me levante sintiéndome mucho más relajada, como si hubiera vuelto a nacer o mejor dicho, como si todo aquello que me hubiese preocupado, hubiera desaparecido, no entendía realmente que pasaba por mi mente.

De lo que estaba por completo segura era que la noche anterior dentro de la florería, liberé mi alma en pena, arreglé la casa, había llevado algunos tulipanes y lilis mis flores favoritas, de repente se empezó a escuchar la música en todo el departamento y empecé a bailar, me preparé un sandwich mientras tomaba un poco de jugo de naranja, debía apurarme para ir a la cafetería, sabía que mi ánimo estaría por los suelos, ya que ese día, justamente se habían cumplido los tres meses de haberme separado de Kyu Hyun.

Cuando el reloj marcaba las 12:45 AM salí de mi departamento el cual estaba impregnado del olor de las flores, llevaba un pantalón de mezclilla, mi suéter, los guantes y un gorrito que me tejí, iba caminando absorta en mis pensamientos, cuando me detuve en una de las joyerías, el siguiente mes sería mi cumpleaños y quería comprarme algo, me acerqué a este y vi un dije de una media luna, cuando levanté la vista, me pareció haber visto el rostro de Kyu, así que cuando volteé no había nadie, eso me hizo entristecerme más, yo esperaba que ya lo hubiera superado pero al parecer, mi fantasma regresaba no solo para atormentarme, si no, para quedarse a mi lado.


Xie Xie ni
¡Fighting!
Tus emociones:

0  :

Publicar un comentario

Responderé a tu komentario a la mayor brevedad posible.
Kam sa ham ni da