sábado, 15 de agosto de 2015

Capítulo V Viviendo con ellas [Fanfic]

Capítulo V Viviendo con ellas

Capítulo V Viviendo con ellas.

Soy de esas personas que siempre te va a sacar una sonrisa aunque sea tu peor día y aún yo esté peor que tú.

Como si de un tablero de ajedrez se tratase, el destino y la casualidad serían algunas piezas.

Por fin el domingo llegó y antes de que terminará el día, muchas cosas iban a suceder, eso sería un problema ya que una nueva pareja iba a confesar sus sentimientos.

Ryeo Wook se quedó el sábado trabajando a marchas forzadas en su oficina, necesitaba mantenerse ocupado o podría volverse loco, justo a las tres de la mañana llegaba a su departamento, dejo su auto en la calle, sin notar que a lo lejos una mujer lo veía, aún así a la mañana siguiente se levantó a las 7 como todos los días, haciendo su carrera alrededor de aquel pequeño parque, pensaba en su nuna, quien recibiría en su departamento a dos amigas, las cuales tenían poco de haber llegado al país, lamentablemente eso había terminado con sus planes de salir con ella, celebrar y tal vez decirle algo.

No quiero levantarme, tengo mucho sueño, refunfuñaba Lizzy, aún así se pusó en pie, sujetó su cabello con una pinza y abrió las cortinas de su recámara, fue a la cocina por un vaso de jugo de naranja, y al pasar por la sala, prendió el estéreo, comenzó a escucharse la música, y así comenzó su día.

A la misma hora Jong Woon entró a la cafetería, pues una de sus compañeras se había enfermado y a esa hora de la mañana en domingo no había tanta gente, solo se veía a dos personas solitarias.

Mientras un chico veía a través del ventanal, le llevó su café, iba a preguntarle si le apetecía algo más pero sonó su celular.

Mientras se preparaba un capuccino pensaba detenidamente lo que su jefa y amiga le había dicho, nada perdería y además, por los comentarios la chica en cuestión parecía ser una agradable compañía, aún así una cita a ciegas, no estaba en sus planes, no estaba tan desesperado por conocer a una chica, de todos modos él no estaba hecho para el amor.

Mientras tanto Raquel y Pamela terminaban de meter en el taxi las últimas maletas con lo poco que habían traído consigo.

Las chicas estaban muy emocionadas, vivirían juntas, después de ver que su nuna se encontraba bien y de haberles dicho que se quedarán con ella, se alegraron lo suficiente como para hacer una fiesta, tan pronto se hubiesen instalado.

Una chica bastante hermosa entró a la cafetería, y fue a sentarse en una de las mesas para parejas, justo en la mañana de ese domingo, se había dado cuenta que en realidad el único chico que podía darle sentido a su vida, era su ex-novio, sus pensamientos divagaban "al darse cuenta que Sung Hae nunca sería como su ex-novio, comenzó a sentirse asfixiada y atrapada", por eso sin decirle nada lo abandonó, se sentía culpable pero a la vez aliviada, su problema ahora era cuánto le tomaría recuperar a su ex, pero sus pensamientos fueron interrumpidos cuando pusieron frente a sus ojos una taza de café, gracias dijo, aquel mesero le preguntó si deseaba algo más, ella levantó la vista y con una sonrisa coqueta dijo: que me recomiendas.

La música se escuchaba en el pasillo y solamente si eras extranjero podrías entender lo que se cantaba.

Eran las 11:00 AM cuando llegaron Pamela y Raquel, tocaron el timbre y se escuchó desde el interior que gritaban ya voy, unos minutos después se abría la puerta pidieron disculpas, pues se habían perdido al ir al departamento.

Unas horas más tarde olvídamos todas las reglas de etiqueta, la sala y la cocina parecían zona de batalla, mientras nosotras estábamos en plena fiesta.

Antes de comenzar a preparar para comer, llevé a las chicas a sus recámaras, las dejé para que pudieran sacar algo de su equipaje y darse un baño.

Sabiendo que sería considerado un intruso, Ryuk pensó en pasar a la cafetería, su idea era llevarles café y unos pastelillos de esos que su nuna adoraba.

Sólo que sus planes se vinieron abajo, en el momento que tomaba las llaves de su auto, se escuchó sonar el timbre, un par de segundos tomó para que se abrierá la puerta, ambos rostros reflejaban sorpresa.

Con un gesto de desaprobación abrió la puerta para que entrará, la sala era amplia, mucho más de lo que recordaba y notó algunos cambios en ella aunque no podía decir exactamente cuales eran, un silencio incómodo perduró apenas y unos minutos antes de que preguntará en un tono algo molesto ¿a qué se debe tu visita?

Fuimos amigos por eso he venido a ti, estoy buscando un lugar para quedarme y creí que tal vez podrías ayudarme.

Ryuk lo estaba pensando, ese chico que tenía frente a él, era un completo extraño, podría darle una oportunidad al que fuera su amigo y ahora pedía su ayuda.

La conversación continuó hasta el punto en que dijo entonces comienzas a trabajar mañana, ¿en qué departamento? estaré junto a mi padre mientras lo decía su expresión cambio.

*Flashback*
De verdad lo lamento mucho padre.

Al decir esas palabras, aceptaba que se había equivocado, su orgullo había sido pisoteado, pero sobre todo, había herido y lastimado a la chica que realmente lo amaba.

De rodillas ante su padre pedía otra oportunidad para enmendar sus errores.

Aceptó la "propuesta" que le hizó, pero había algo que le molestaba y era el hecho de no tendría tiempo suficiente para buscar y estar con ella.
*Fin del flashback*

A pesar de todo Ryuk se compadeció y recordó que el chico de la cafetería, estaba buscando un compañero, así que en un tono menos formal, dijo vamos creo que sé donde puedes quedarte.

La tarde aún no comenzaba y las cosas se empezaban a complicar.

El ritmo dentro de la cafetería se había avivado, por eso a Jong Woon le gustaba trabajar en ese horario, pues era un ambiente totalmente diferente.

Aunque a veces le habían tocado clientas como la chica de la mañana, que para su mala suerte aún continuaba allí e incluso se había cambiado a la barra, lo incómodaba con sus insistentes miradas, pero siendo de carácter tranquilo mantuvo una sonrisa forzada cada que ella le pedía algo.

Mientras en el departamento, tres chicas empezaban a limpiar todo, pues irían a "Saranghae" para hablar con sus respectivas familias, lo mejor es que los cafés eran deliciosos y tendrían la oportunidad de conocer a Min Ji ah, la chica que se había convertido en el apoyo y gran amiga de su nuna, y también aprovecharían para disfrutar de una tarde primaveral.

Refrescante era el clima, al salir del departamento era forzoso pasar por el parque, al hacerlo lo miré y juré que a partir de ese momento mi corazón se cerraría al amor, mis ojos por un momento se llenaron de lágrimas en el fondo albergaba la esperanza de algún día volver a amar con la misma intensidad.

Las chicas notaron mi cambio, no es necesario preguntar niñas les dije, sólo me despedía de unos recuerdos, continuamos caminando cuando vibró mi celular.

MSG
Estaré en la cafetería, voy con un viejo amigo, te extraño y quisiera verte.

Sabes, ¿qué día es hoy?
Ryuk

Traté de recordar sin resultados que día era, pero sonreí tontamente yo también lo extrañaba de no ser porque ambos habíamos pasado una decepción amorosa, ni pensar en habernos convertido en cercanos o mejor dicho en amigos, ambos fuimos el apoyo uno del otro, por ello la decisión que había tomado, tenía que contársela primero a él.

Antes de entrar a la cafetería divisé a Min Ji, dongsaeng grité y ella volteó agitando su mano, acaso han planeado reunirse aquí, Ryeo Wook ssi llegó hace rato.

Unnie has pensado lo que te pedí, muy seria respondí no estoy tan desesperada y no creo que sea una buena idea, con los ojos abiertos como platos y sorprendida dijo ustedes son el uno para el otro, él dijo lo mismo.

Carraspearon a la vez Raquel y Pamela e hice las presentaciones pertinentes, mientras ocurría esto, el más joven de los chicos se dirigía al baño y junto a los lockers Ryuk le indicaba al chico de la cafetería que su dongsaeng buscaba donde vivir y a su vez Jong Woon le contestaba que podían ir al departamento en ese mismo instante, si me parece bien, sólo esperemos a mi amigo.

Ryuk se alejó un momento para hacer una llamada y Jong Woon avisarle a su jefa.

Las chicas y yo estábamos en la barra pidiéndo nuestros cafés, cuando mi celular sonó.

No me mientas, yo estoy en la barra y no te veo, no en realidad no sé ¿qué día es?, te vas a mudar o porqué vas a ver un departamento, está bien te esperaré, hay algo importante que decirte, tu también, está bien, aquí estaré esperándote.

Mientras esperábamos nuestras bebidas, la chica que estaba casi a nuestro lado preguntó por uno de los chicos y le dijeron que ya se había marchado, anotó algo en una servilleta y pidió se la dieran.

Unos minutos después pidió su cuenta para entonces nosotras estábamos en la mesa, mis niñas hablaban con sus respectivas familias y yo platicaba con Min Ji, cuando una de las chicas le entregó la servilleta que iba dirigida para su chico estrella, la noté algo molesta, pero evite hacer algún comentario, así que lo soltó de repente, unnie sal con él, por favor, no te vas arrepentir, es casi como mi hermano y ha sufrido mucho, estoy segura que tú puedes ayudar a sanar su corazón, mientras lo decía sus ojos súplicaban.

Min Ji, no es una buena idea, no tienes que pedirlo así, empecé a balbucear si me lo presentas y yo lo echo a perder, me sentiré muy incómoda, y creo que, está bien, de acuerdo, tu ganas, oh unnie abrazándome escuché komawo.

Mis dongsaengs me miraban fijamente, no pensarán que, dejen de mirarme así creo que debo continuar sobre todo si viviré más tiempo aquí de nada servirá estar atada al pasado, y si ambos pensamos que es una mala idea tal vez con tomarnos un café aquí y que nos vea Min Ji será suficiente.

Dos horas pasaron rápidamente y los chicos regresaron, Jong y Ryuk comenzaban hablarse un poco informal, ya que solamente unos cuántos años tenían de diferencia pero habían congeniado bastante bien, por el contrario el más joven de ellos, se mantenía callado y reservado, entre sus manos traía una foto, en esos momentos quería verla, necesitaba verla, y su deseo se iba a cumplir aunque no de la manera en que hubiera querido.

Tenía tanta hambre que me levanté y fui a pedir una ensalada y unos sandwiches y más café, justo en ese momento los chicos entraban por la parte de atrás, uno de ellos llevando su uniforme.

Ryuk empezó a buscarme tenía tanta curiosidad por saber que era aquello que deseaba contarle pero más por lo que el quería decirme.

Cuando por fin me vio junto a la vitrina donde estaban los postres se acercó a mí, dejando a un confundido dongsaeng, le había mencionado que verían a una amiga allí en la cafetería, dijo en un tono muy formal agasshi me permite ver, volteé algo avergonzada para solo comenzar a reír, eres malo le decía mientras golpeaba su brazo y le indicaba que fuéramos a nuestra mesa para presentarle a mis amigas.

Dentro de la cocina, Jong Woon, le decía a Min Ji, sabes lo pensé mucho y definitivamente iba a ser algo incómodo salir con tu amiga, pero has visto al chico que venía con nosotros, hace tiempo lo conocí, está noche me recordó que debo intentarlo, y aunque creo que esto no resultará, saldré con ella, creo es momento para conversar con alguien, ¿qué te pasa? ¿cuál es el problema? ¿porqué me miras así?, insisto ustedes son uno para el otro, dijo casi sin poder resistir reír, sería mejor que les llevarás su pedido, así podrás verla está aquí con sus amigas, al decir eso se sorprendió mucho más, no esperaba conocerla tan pronto pero pensó que tal vez era mejor así, tomó la charola, respiro profundo y salió.

Ryuk era presentado ante Pamela y Raquel, ambas se dieron cuenta que entre esos dos, al menos por parte de uno de ellos, existía amor, era más que evidente, pero optaron por no decir nada por el momento, ya tendrían tiempo para hablar al respecto con su nuna, ahora solo mirarían como se comportaba aquel par.

Jong Woon salió un poco nervioso, por poco y tiraba al chico que bloqueaba su paso, al darse cuenta que era su amigo, el cual parecía haber visto un fantasma. Oye hyung, sabes ¿quién es la chica? qué esta con Ryuk, debe ser su amiga, no la conozco aún, pero vamos les llevó esto, así salimos de dudas, no, está bien, era curiosidad, mejor te espero aquí.

Ryuk y Lizzy se sentaron en una de las mesas de pareja, ella le pidió disculpas por no haber tenido tiempo esa semana para verse y platicar como solían hacerlo, mientras lo decía, sujetó su mano y mirándolo seriamente dijo: el viernes se cumplieron tres meses desde que terminé con mi ex-novio, aparte de no saber nada de él, así que he decidido no volver a exponer mi corazón, no volveré a enamorarme, no creeré en las palabras de ningún chico nunca más, pero he aceptado ir a una cita a ciegas con un amigo de Min Ji, así que tenía que contártelo, eres mi mejor amigo y no podría haber resistido este tiempo si no hubieras estado a mi lado, y bueno que es eso que tu me ibas a decir y ¿cuál es el misterio del día de hoy?

A pesar de los sentimientos que empezaba a tener por ella, dudaba en dar un paso en falso, que tenía esa chica que lo estaba volviendo loco, no sabía pero lo que haya hecho lo había cambiado y de cierta forma, quería cuidarla y protegerla, esos mismos sentimientos que alguna vez tuvo por Ye Hee, y ahora ella le hablaba del amor igual que de cualquier simplicidad, que no volvería a confiar, una plática trivial, que con una cita a ciegas, de repente todo parecía llegar al final sin haber hecho nada, no puede ser verdad, la cosa se puso mal.

Buenas noches señoritas aquí tienen desean algo más, Raquel con una gran sonrisa pidió más pay de zarzamora, enseguida se los traigo, disculpen ¿quién de ustedes es Lizzy?, nuestra nuna dijo Pamela, pero ahorita está allá hablando con Ryuk.

Ryuk, me escuchas repetí nuevamente, ¡oh, sí! es que recordé algo, hoy bueno, hace unos meses nos conocimos, recuerdas, y entonces yo quería decirte, porque era tan díficil, no te das cuenta de lo que quiero decirte, y sin pensarlo mucho más dijo: "Hoy es importante porque te conocí y también porque te amo..."

Nuna gritó Raquel ya esta aquí tu cena.

Aún me encontraba aturdida, si era cierto que entre Ryuk y yo había algo, no estaba segura.

Vamos a cenar y luego seguimos hablando, te quedaste callada y eso me asusta. Además debo presentarte a alguien, uno de mis dongsaeng regresó a trabajar al despacho.

Al salir de la cocina Min Ji iba muy contenta ya que por fin podría presentar a ese par de tontos, pero se encontró con la última persona que deseaba volver a ver, frente a ella, un chico bastante delgado y ojeroso miraba a su nuna, Kyu Hyun ssi salió de su boca.

No puedes evitar que hablé con ella, tengo que arreglar las cosas, sé que hice mal y ahora estoy arrepentido, la vida no vale la pena, desde que terminamos, no sé vivir, vivo atado a su recuerdo, sólo aparente que no sufrí, cada día me derrumbaba, y debo aceptar que no supe valorarla, pero si tengo la oportunidad de tenerla a mi lado, haré hasta lo imposible, Min Ji, no daba crédito a lo que escuchaba, áquel chico frente a ella, era el mismo que hizo que su unnie casi muriera de amor y desdicha, está bien, pero no lo hagas hoy por favor, yo los reuniré, aunque de mala gana y enfadada lo decía, temía que nuevamente su unnie se hundiera en la tristeza esa que acabo con la alegría que solía derrochar, aunque ahora sonreía sabía que en el fondo no lo hacía de verdad, por ello quería que Jong Woon y ella salieran muy en el fondo creía que ellos dos se complementarian. Kyu maldecía, pero al final aceptó que no era el momento para enfrentarla aún, lamentablemente era muy tarde, ella se levantó y sus miradas se encontraron.

Fue un encuentro incómodo, de repente a mitad del camino hacia mi mesa, vi a Min Ji con una cara de enfado y junto a ella un chico que me parecía muy familiar al cual sujetaba del brazo de manera posesiva.

De repente se hizo un silencio y escuché algunas voces, pero yo me había quedado inmóvil sin palabras, empecé a sentir un fuerte dolor en el pecho y todo se oscureció, Min Ji y Ryuk se miraron, ella deseando haber impedido ese encuentro, él preguntándose porque Min Ji sujetaba a su dongsaeng con esa expresión de enfado.

Jong Woon estaba en la cocina y pedía un poco más de pay, cuando a los pocos minutos escuchó que su jefa gritaba que llevará el botiquín de primeros auxilios.

Ryuk me sujeto en el mismo instante que perdí el conocimiento y Kyu corrió tan rápido que olvidó lo que Min Ji acababa de pedirle, aunque Jong Woon no tardo mucho en salir, era muy tarde, iba en los brazos de Ryuk rumbo al hospital me recostó en la parte trasera de su auto y le pidió a Kyu me sujetará, ignorante de los sentimientos de su dongsaeng, partieron juntos.

Un mes después...
Aunque vivir juntas resultó un poco difícil al principio, formamos un gran vínculo, que nos mantendría unidas por el resto de nuestras vidas.

Nuna ya levantate, vamos a correr, quiero dormir un rato más, porque no van ustedes, no nuna, nos prometiste que si íbamos a salir este fin de semana, anda no seas remilgosa, Raquel seguía insistiendo hasta que salí en short y mi playera de winnie pooh, tenía grandes ojeras y me veía demasiado delgada, apenas si dormía y comía, un mes había pasado desde que Kyu volvió aparecer en mi vida y que Ryuk me había confesado sus sentimientos, por ello lo evadía pero eso no podía durar tanto tiempo, así que sin saberlo mis niñas, habían planeado que ese sábado por la mañana nos encontráramos, y a partir de ese entonces, el vivir con ellas, complicaría la situación, por un lado querían verme de nuevo sonreír y por otro deseaban saber a que se debió que me desmayará aquel día.

Había tantas preguntas en la mente de todos, Raquel y Pamela, se preguntan porqué su nuna no había dicho el verdadero motivo de su desmayo, Ryuk no dejaba de pensar porque no insistio en saber la respuesta de ella, Min Ji en el fondo esperaba y se preguntaba que todo su decaímiento se debería a cualquier cosa menos a ver de nuevo a Kyu, y Kyu se preguntaba si podría soportar perderla en definitiva y entregarla a su hyung.

Pero la pregunta más importante era que le dijo el doctor a ella, para sólo querer estar en casa encerrada, dormida y llorando.

Miles de preguntas sin respuesta ese soleado día empezarían a responderse poco a poco, un encuentro inesperado los colocaría por el rumbo indicado.


Xie Xie ni
¡Fighting!
Tus emociones:

0  :

Publicar un comentario

Responderé a tu komentario a la mayor brevedad posible.
Kam sa ham ni da